domingo, 29 de junio de 2014

sábado, 7 de junio de 2014

LA MUSA VENAL, DE CHARLES BAUDELAIRE.





Oh, musa de mi corazón, amante de los palacios,
¿tendrás tú, cuando Enero suelte sus Bóreas,
durante los negros tedios de las nevadas veladas,
un tizón para calentar tus dos pies violáceos?

¿Reanimarás, pues, tus hombros marmóreos
en los nocturnos rayos que atraviesan los postigos?
Sintiendo tu bolsa tan seca como tu paladar,
¿recogerás tú el oro de las bóvedas azúreas?

Necesitas, para ganar tu pan de cada día,
como un monaguillo, manejar el incensario,
entonar Te Deum en el que nada crees,

o, saltimbanqui en ayunas, desplegar tus encantos
y tu risa humedecida de lágrimas invisibles,
para dilatar las carcajadas de la vulgaridad.