jueves, 23 de diciembre de 2010

ELLA, 7ª Parte: El despertar de la verdad.



Respiré profundamente, y me llegó un olor muy agradable, este aroma me era muy familiar, olía a jazmín, el mismo perfume que solía usar Ella. Poco a poco mis ojos se fueron abriendo y me fui desperezando, hasta estar completamente despierto. Me incorporé un poco en la cama y miré a mi alrededor.
En un principio estaba algo aturdido, no reconocía, así de pronto, el lugar, pero me era muy familiar. ¡Claro! ¡ya se donde estoy! Pero si estoy en la casa de Ella, justamente me encuentro en su alcoba, ¡¿pero, que demonios hago yo aquí?!
 
¿Donde esta Ella? La llamé y la busqué por todas partes. ¿Acaso había tenido una pesadilla? Ella no me respondía y no la encontraba por ninguna parte.
Entonces me percaté de que mis manos estaban vendadas. No había sido una pesadilla, bueno sí que lo había sido, pero muy real, demasiado real. Comprendí que por mucho que la llamase o buscase, Ella no iba a volver, en ese momento en mis ojos comenzaron a brotar unas lágrimas muy amargas, lágrimas de dolor, un dolor que me partía el corazón...
 
Ahora recuerdo haberme encontrado con la Madre de Ella en el cementerio antes de caer agotado, supongo que fue esta señora quien me trajo hasta este lugar. Pero me pregunto por qué me han alojado en esta alcoba, la alcoba de Ella. En una pequeña mesa había una bandeja con algo de fruta y una jarra de leche, pero no me apetecía comer nada, no estaba de humor como para probar bocado, no creo que la comida fuese capaz de abrirse paso a través de mi garganta...
 
Pude observar que sobre la cómoda estaba mis ropas limpias y muy bien dobladas, así que me levanté de la cama y me dispuse a vestirme, tarea nada fácil, ya que mis heridas manos me dolían bastante y me costaba mucho trabajo moverlas adecuadamente.
 
Estaba terminando de abotonarme la casaca mientras contemplaba por el barcón el hermoso jardín, el sol estaba bastante alto, pero aún no era mediodía, abrochandome el último botón de mi casaca, alguien entró en la alcoba, mientras yo seguía mirando el jardín.
 
-¡Cariño, buenos dias!- me dijo una voz familiar.
 
Era la voz de la Madre de Ella, la reconocería ere un millón de voces.
 
-¡Buenos dias, Mi Señora!- le contesté sin dejar de mirar el jardín.
-¿Has dormido bien?- me preguntó. -Has dormido más de dia y medio, pero si no has probado bocado, ¿prefieres que te preparen otra cosa?
-No, gracias, han sido muy amables conmigo.- le agradecí, mientras me giraba para poder ver su rostro.-¿Por qué estoy aquí?
-Despues de caer sin sentido en el cementerio decidí traeros aquí, ya que vuestros padres se encuentran fuera por un tiempo, y no quería dejaros solo en vuestra casa con los criados.- me contestó.
-No, no me refiero a eso, sino, ¿por qué estoy en esta habitación?- volví a preguntar, mientras que en mis ojos volvían a aparecer las lágrimas.
-Estoy segura de que a Ella le hubiese gustado esta decisión.- me contestó, a la vez que se acercó a mi y me abrazó.
 
Los dos nos quedemos así, abrazados y llorando a la vez por unos minutos, hasta que la Madre de Ella rompió el silencio.
 
-¡Sabes! Ella os quería mucho.- me dijo.
-Si, ya lo sabía, me queria como se quiere a un amigo, o como se quiere a un hermano.- le respondí.
-¡No! No es así Ella os amaba, os quería más que a su propia vida.- me informó.
 
Estas palabras me dejaron de piedra, yo a Ella la idolatraba tanto, y tanto la amaba, entoces si Ella sentía lo mismo por mí, por qué aquella tarde en el rio actuó de esa manera...
 
-¿Qué me estáis diciendo, Mi Señora?- pregunté sorprendido.-Entonces, ¿por qué me rechazó?
 
No comprendía nada de nada y necesitaba una respuesta, estaba volviendome loco...
 
-Calmaos, sentemonos a la mesa y os cuento.- me propuso.
 
Los dos nos dirigimos a la mesa y tomemos asiento, uno frente al otro.
 
-Ten por seguro que Ella te amaba.- comenzó a contarme.- Poco antes de que volvieras aquel verano de Madrid, Ella cayó enferma, después de visitar a muchos médicos, se le diagnóstico una enfermedad pulmonar, Ella tenía tuberculosis...
-¿Pero...?- comencé a preguntar.
-Por favor, no me interrumpáis.- me pidió, mientras sus lágrimas caían por su rostro.
 
Así que guardé silencio mientras la Madre de Ella seguía contandome aquella historia, que le dolía a ella tanto como a mí.
 
-Cuando le propusistes matrimonio, Ella hubiera querido aceptar, pero muy a su pesar no pudo. Ella sabía que su enfermedad tarde o temprano acabaría con su vida y no quería que tú sufrieras a su lado mientras Ella se apagaba lentamente. Tu marcha le dolió enormemente, pero pensó que era lo mejor para tí y nos hizo prometer a todos que nunca os contariamos la verdad...- me narró.
-¡Un momento!- la interrumpí. -¿Quienes sabían la verdad?
-Tus padres, tus familiares y amigos lo sabían, con el tiempo todo el mundo lo sabía, pero juraron guardar silencio.- me contestó.
-Pero como me ocultaron esta terrible noticia.- protesté.
-Fué su voluntad, Ella pretendía protegerte y que rehicieras tu vida.- se disculpó.
-Y pensáis que yo era feliz pensando que Ella no me quería, sufriendo por su rechazo, viajando por todo el mundo intentando olvidarla, mientras Ella se moría lentamente, ¿acaso pensáis que ahora que sé esto me siento más aliviado?- le comenté algo enojado.
 
Como si de alguna manera estando enfadado mi dolor fuese menos doloroso.
 
-Yo os comprendo, pero nadie fue capaz de oponerse a los deseos de Ella.- me contestó.
-Pero yo la amaba, lo hubiese dado todo por Ella, por verla, por tocarla, por besarla, tan solo una vez más. Debería haber estado todo este tiempo a su lado, y ni siquiera eso me habéis dejado, no puedo perdonaros.- le dije a la vez que mi enojo iba en aumento y mis lágrimas volvían a brotar.
-Ella os quería mucho, eso os lo aseguro.- continuó relatandome.- Ella no quería que la vieras sufrir, siempre estaba esperando noticias vuestras que vuestros padres le contaban, y le leían las cartas que vos enviabais. Ella quería vuestra felicidad.
-Mi felicidad, mi mayor felicidad hubiese sido estar a su lado. Ahora con su muerte, ha dejado en mí un vacio tan grande que ni todo el agua de los mares y oceanos serían capaces de llenar.- le dije mientras mis lágrimas caían sobre mis vendadas manos apoyadas en la mesa.
-Es posible que Ella se equivocase con su decisión, pero ya os repito que era su deseo y pensaba que era lo mejor para vos.- me dijo tratando de disculparla.
-Pués creo que se equivocó, Ella debió pensar en como me sentiría yo después de saber todo esto.... Pero decidme ¿por qué razón rompisteis vuestra promesa y me enviasteis esa carta solicitando mi regreso?- le pregunté.
-Ella me lo pidió.- me respondió. -En sus últimos días, siempre tenía la misma pesadilla. Decía que un ser de la noche le visitaba por las noches y pretendía llevarsela. Ella os quería a vos para que la protegierais y velarais sus sueños, como tantas veces habiais hecho cuando erais más pequeños. Solo confiaba en vos para que la protegierais, solía despertarse por las noches gritando vuestro nombre y llorando por que no estabais aquí con Ella, su único deseo era que vos estuvieseis aquí para poder contaros la verdad y que la perdonarais.
-No puede ser.- me recrimitaba a mí mismo.- No pude llegar a tiempo, no pude ayudarla, ni protegerla,... no pude llegar a tiempo para darle mi perdón, aunque no había nada que perdonar. No estaba enfadado con Ella, lo estaba conmigo mismo. Le he fallado, le he fallado a la persona me más he amado y eso es algo que nunca podré perdonarme. Debería haber estado aquí y no marcharme nunca. ¡¡LE HE FALLADO A ELLA!!
 
Fue entonces cuando la Madre de Ella se acercó a mi y nos unimos en un fuerte abrazo mientras volviamos a llorar los dos de nuevo.

5 comentarios:

Leiberth.. dijo...

jejej... estuvo lo maximo pense que con la 6 parte acababa jejej gracias adios no..

MEINSÜNDE dijo...

Aún con el ddolorr ... es un hhermosoo cap.

Seguiras vverdadd ????

•●Lady Agatha●• dijo...

y yo tambien me he puesto a secar mis lagrimas..

por dios que capitulo mas fuerte e intenso

es que como pudo ser posible que se perdiera de todo ese tiempo a su lado????

cuando se ama....no importa lo que pase....lo unico que deseamos es estar con el ser amado...cuidar de el...protegerlo y quererlo asta el final....recordar cada momento a su lado.....los buenos y los malos... y aunque no volvamos a verle....su recuerdo siempre quedara..

sir batoosahi???.... tienes que publicar pronto...necesito saber mas.... y no quiero que termine pronto...por favorrr!!!!

ha sido un capitulo maravilloso....tanto que asta senti el dolor de el....

gracias sir batoosahi...

besos y abrazos...

te quiero..

pd.. no dejes de escribir

MaRy dijo...

:´( otra vez he llorado... mis lágrimaa rodaban por mis mejillas a la vez que iba leyendo... y la múscia que pones a los capítulos es preciosa.... en serio me encanta esta historia, me tienes totalmente enganchada batoosahi (:

Aradia dijo...

Desde luego el honor es mio por poder leer este bello relato y con la musica que le pones lo haces mas hermoso...besossss