martes, 30 de octubre de 2012

EL CAMPO DE LAS ALMAS, DE ISABELLA VALANCY CRAWFORD.


En mi canoa blanca, como el plateado aire
sobre el Río de la Muerte que oscuro pasa,
cuando las lunas del mundo son circulares,
yo remaba volviendo del Campo de las Almas.
Y cuando los deseos del bajo pantano se apenan,
llegan las plumas sombrías de las Hojas que Cantan.

Doscientas veces las lunas de primavera
rodaron sobre el aliento azur de la bahía,
adornándome con las alas del águila,
pintando mi rostro con el Tinte de la Muerte,
y de las cañas sobre mi cadáver rompieron
los solemnes anillos del azul, el último humo.

Doscientas veces las lunas invernales
arroparon la tierra muerta con su manto pálido;
doscientas veces las aves del viento salvaje
chillaron sobre el rubor de la luz dorada
en aquella dulce alba, cuando el verano urdía
su choza sombría de hojas perfectas.

Doscientas lunas de hojas decrecientes han pasado
desde que colocaron el arco sobre mi mano muerta,
cantando a mi alrededor la Canción del Dolor,
mientras tomaba mi camino en la tierra de los espíritus;
sin embargo, cuando el cielo azul quiebra su aliento
llegan las plumas sombrías de las Hojas que Cantan.

Blancas son las chozas en aquel campo lejano,
donde el ciervo de ojos claros corre por los llanos;
¡No hay pantanos amargos ni marjales cerrados
en la tierra donde feliz caza el gran Manitou!
Y la luna de verano rueda eternamente
sobre los hombres rojos del Campo de las Almas.

Azules son sus lagos, como el pecho de las palomas salvajes,
murmurando suave mientras oyen sus apacibles notas;
tan calmos como las estrellas que duermen en el cielo,
los lirios amarillos flotando sobre ellos;
y las canoas, como escamas de nieve plateada,
atraviesan el lecho de juncos que vienen y van.

Verdes son sus bosques; sin aires violentos
azotando la arboleda en el crepúsculo,
con el llanto de los árboles que se afligen detrás;
pero el viento del sur, amigo del gran Manitou,
cuando el verde es bañado por el rocío,
dobla alientos floridos de su caña roja.

Sobre ellos nunca caen las blancas heladas,
ni sus ramas brillan con el Tinte de la Muerte;
Manitou sonríe en su cielo de cristal,
cerrando sobre ellos su aliento vital;
y allí su voz no ruge en el trueno feroz,
allí cerca de sus felices campos de caza.

Pero a veces anhelo, sobre mi canoa blanca,
volver a los llanos y bosques del mundo:
Allí está la flecha negra que me penetró,
allí está la mujer que me dio a luz,
allí, en la luz del alba de un joven,
gané el corazón del lirio del ocaso.

Y el amor es una cuerda creciendo fuera de la vida,
y teñida en el rojo de un corazón vivo;
y el tiempo es el cuchillo herrumbrado del cazador,
que jamás podrá cortar aquellos hilos carmesí:
Navego desde la orilla de los espíritus a explorar
donde el tejido de aquella cuerda comenzó.

Pero no regresaré con las manos vacías,
muchas riquezas acumulo en mi canoa;
capullos que florecen en la tierra de los espíritus,
inmortales sonrisas del gran Manitou;
y cuando remo hacia las costas de la Tierra
las disperso sobre el corazón del hombre blanco.

Pues el amor es el aliento del alma puesta en libertad;
entonces cruzo el Río de la Muerte que oscuro pasa,
para que mi espíritu pueda susurrar suave
a los que aguardan por el Campo de las Almas.
Cuando sonríe la luz del día,
cuando la noche pálida se vuelve triste,
llegan las plumas sombrías de las Hojas que Cantan.

3 comentarios:

Jorge Donato dijo...

Sutil, elegante, y tremendamente rítmico y delicioso texto. Me ha encantado.
saludos.

sabores compartidos dijo...

La verdad es que el poema me ha encantado, aunque recien levantado eso de leer de la muerte..... jeje me quedo con los tesoros que llevo en mi canoa.
un abrazo amigo

BATOOSAHI dijo...

Jorge,,, me alegra que te haya gustazo,,, se bienvenido cuando quieras.

Sabores,,, no me digas que en cuanto te levantas te lanzas al ordenador....Haces bien en quedarte con lo bueno. Un abrazo.