domingo, 7 de octubre de 2012

LOS PLACERES DE LA MELANCOLÍA, DE THOMAS WARTON.

 
Madre de las Reflexiones, Sabia de la Contemplación,
cuya gruta está en la roca más alta de Tenerife,
en medio de la noche tempestuosa,
donde en una calma meditación sostenida
oyes con el ulular del viento azotando la lluvia
mientras su alabanza decae,
como si los cielos despejados brillasen,
y es sobre aquel azul sereno donde la pálida Cintia
hace rodar su carro de plata;
miras fijamente sobre la bóveda adornada,
mientras los murmullos indistintos de olas lejanas
suavizan tu oído pensativo con sonidos roncos y ásperos;
segura, bendita, escuchas el alboroto salvaje de las flotas,
¡solitaria, distante del hombre conversas con las esferas!
Guíame, Reina sublime, a las penumbras solemnes
tan cercanas a mi alegría; llévame a las sombras tristes
de los sitiales desgarrados, hacia los fragmentos del crepúsculo,
donde la pensativa Melancolía adora reflexionar
sobre sus sitios favoritos cubiertos de oscuridad.

3 comentarios:

sabores compartidos dijo...

Alli en lo más alto del Teide y con el mundo bajo tus pies si te acompaña la Melancolía puedes dar alas a la imaginación sin ningun problema mientras una brisa te acaricia el rostro.
un abrazo amigo

adis dijo...

Con la sensacion de libertad que te da el bello paisaje de estrellas que casi puedes tocar con la punta de tus dedos, la oscuridad unas veces y otras la inmensa luna llena que alumbra el mar, y cuando amanece el poder divisar las demas islas que te rodean

Preciosa imagen cielo

besitos

BATOOSAHI dijo...

Sabores,,, muchas gracias por este comentario tan hermosa.
Un gran abrazo.

Adis,,, seguro que es una vista preciosa,,, espero algun día poderla contemplar,,, besos.