domingo, 20 de mayo de 2012

LO INEFABLE, DE DELMIRA AGUSTINI.


Yo muero extrañamente...No me mata la vida
no me mata la muerte, no me mata el amor;
muero de un pensamiento mudo como una herida...
¿No habéis sentido nunca el extraño dolor?

De un pensamiento inmenso que se arraiga en la vida
devorando alma y carne, y no alcanza a dar flor?
¿Nunca llevasteis dentro una estrella dormida
que os abrazaba enteros y no daba un fulgor?...

¡Cumbre de los martirios!...llevar eternamente
desgarradora y árida, la trágica simiente
clavada en las entrañas como un diente feroz!

Pero arrancarla un día en una flor que abriera
milagrosa, inviolable...¡Ah más grande no fuera
tener entre las manos la cabeza de Dios!...

6 comentarios:

Maharet Reina Madre dijo...

Hola batoosahi...Genialescrito...Me ha encantado...Un beso grande...Maharet...desde las mas profundas tinieblas...

BATOOSAHI dijo...

Me alegra enormemente que te haya gustado esta poesía...
Un beso Maharet.

Jessica dijo...

Bellas palabras. Una muerte extraña, aunque realmente no es tan extraña... muchos corazones han caído presos de los sentimientos.

Un saludo!

BATOOSAHI dijo...

Demasiados,,, gracias por tus visitas y tus comentarios.
Un beso Jessica.

sabores compartidos dijo...

Hola amigo, bello texto aunque triste.
La muerte nunca es un regalo divino y además de esta manera muchos han perdido la esperanza en el corazón.
un abrazo majete

BATOOSAHI dijo...

Suele haber mucha belleza en la tristeza...
Muchas gracias por tu visita y por este comentario.
Un saludo amigo mio.