viernes, 17 de febrero de 2012

EL LAGO, DE EDGAR ALLAN POE.


En la remota primavera de mi vida, jubilosa primavera,
dirigí mi paso errante a una mágica ribera.
La ribera solitaria, la ribera silenciosa
de un perdido lago ignoto que circundan y oscurecen
las negras rocas
y espigados pinos que las auras estremecen.
Pero cuando allí la noche arroja su manto fúnebre
y el místico y trémulo viento de su melodía,
entonces, ¡oh!, entonces quiere despertar de su aflicción
por el terror del lago triste, despertar el alma mía.

Y ese horror que habitaba en mi espíritu satisfecho;
hoy, ni las joyas ni el afán de riqueza,
como antes, llevarán mi pensammiento a contemplarlo,
ni el amor, por más que fuese el amor de tu belleza.
La muerte estaba en el fondo de la ola ponzoñosa,
y una tumba en lo más hondo, pérfidamente adornada
para quien hubiera dado tregua a su amargura,
un descanso, a los dolores de su espíritu afligido,
y en un Edén transformado
el perdido lago ignoto, lago triste y escondido.

4 comentarios:

maría josé dijo...

Lo que para algunos es motivo de temor, para otros se presenta como única salvación, me ha gustado mucho, gracias por compartirlo. Saludos :)

BATOOSAHI dijo...

Gracias a ti Maria José,,, por pasar por este Rincón y dejar tu comentario,,, :) :)
Un beso...

Aradia dijo...

Allan Poe es uno de mis autores favoritos...increíble belleza como describe esa metáfora que es su vida comtemplandola y lamentandose de su desgracia en ese lago que es su trayectoria en la vida....me encantaaaaaaa!!!! besoss con mi ternura....

BATOOSAHI dijo...

Poe es un escritor formidable tanto en verso como en prosa, a mí también me encanta,,, XXXX!!!!